RADIO NACIONAL TRANSMITIDO HOY MIERCOLES 3 DE JUNIO DEL 2020- NOVENA SEMANA DE MATEMÁTICA
Título : Resolvemos problemas con sistemas de ecuaciones lineales basados en el trabajo familiar
#secundaria 1° y 2° #aprendoencasa #radionacional
#Tvperu #quintodesecundaria #minedu #hoy
#ministerio #Perú #educación
YO APRENDO EN CASA POR TV PERÚ Y RADIO NACIONAL
TARERA:
En esta sesión los estudiantes a partir de una situación referida al tiempo, de las actividades que realiza en familia; establece relaciones entre datos, los expresa numéricamente y resuelve situaciones problemáticas usando el cálculo del tiempo en días y horas.
Valentina, dirigiéndose a su mamá, le dice: “me gusta mucho los momentos que pasamos en familia, compartir con papá, mi hermano y contigo, me hace muy feliz” – continuó diciendo: “no te imaginas como disfruto al escuchar las anécdotas de papá, los consejos tuyos y las ocurrencias de mi hermano, mientras nos alimentamos”. La madre, emocionada por las palabras de la niña, preguntó: ¿y qué otros momentos disfrutas con nosotros? – Valentina respondió: “también me agrada cuando compartimos momentos de juegos, o cuando pelamos las habas, porque ahí dialogamos bastante. – dijo la madre: “qué bueno, me da gusto escucharte hablar así. – Valentina, cogiendo una hoja de papel y un lapicero, dijo “sabes mamá, me gustaría saber ¿cuánto tiempo en total compartimos juntos al alimentarnos, en un día y en una semana? La mamá se quedó pensando un momento y dijo: “bien hija te lo diré despacio para que puedas anotarlo, además debes saber que el tiempo que le asignaré a cada momento que compartimos al alimentarnos será, aproximado
Valentina, se encarga de ordeñar las 10 vacas que tiene su familia. Ella tarda un promedio de 8 minutos en ordeñar cada vaca. ¿Cuánto tiempo le tomará ordeñar las 10 vacas en un día? Y ¿cuánto tiempo le tomará ordeñar las 10 vacas en una semana?
Te invito a encontrar la solución de la situación problemática propuesta.
LA HERENCIA
Jotar y su alumno viajaban por el desierto en un solo camello montando uno a la vez sobre el animal; en su camino se encontraron con cuatro hermanos que discutían por lo cual Jotar decidió intervenir.
“Saludos amigos míos”, ¿podría saber el motivo de su discusión? Preguntó Jotar; uno de los hermanos replicó: “He aquí que somos cuatro hermanos a las cuales nuestro padre dejó estos 31 camellos como herencia, siendo lo único de valor que poseemos, nuestro padre antes de morir dijo que la mitad de estos camellos sea para mi que soy el mayor, la mitad del resto para mi segundo hermano, la mitad de lo que sobre para mi tercer hermano y así hasta llegar a mi cuarto hermano. Pero sucede que la mitad de 31 es 15 y medio y la mitad del resto es 7 y cuarto y la mitad de lo que sobra es 3 y 5/8 y así sucesivamente, pero mis hermanos menores reclaman para ellos un animal más para ellos y que yo reciba solo 15 porque a decir de ellos ya tengo muchos”.
“Bueno, intervino Jotar; permítame que yo juzgue”, “esta bien” respondieron los cuatro hermanos, “pero antes permítanme agregar mi camello a su herencia”, “estas loco maestro” intervino el alumno de Jotar “¿Cómo viajaremos luego?”; “confianza” le dijo Jotar.
“Bueno ahora tenemos 32 camellos en la herencia”; pasó el hermano mayor y Jotar dijo: “La mitad de 32 es 16 pero antes te correspondían 15 y medio, toma ahora los 16 camellos, creo que salistes ganando” “Si y muchas gracias” replicó el hermano mayor.
“Ahora restan 16, la mitad de 16 es 8 que es lo que te corresponde ahora y no 7 y cuarto creo que tu también sales ganando en este negocio” le dijo al segundo hermano que también quedço complacido.
“Ya solo quedan 8 camellos, siendo 4 la mitad. Por lo tanto toma ahora los 4 que te corresponden” le dijo al tercer hermano.
“Por último a ti que eres el menor te corresponde la mitad de 4 que es 2”.
“Entenderán que mi juicio fue justo pues todos salieron ganando, además restan dos animales, uno de ellos era el que agregó mi alumno y el otro coincidirán que sería el pago justo por mi juicio”.
“Así es” exclamaron muy satisfechos los hermanos los cuales se despidieron muy agradecidos de Jotar y es así que Jotar y su alumno pudieron viajar por el desierto montados esta vez cada uno en un camello.
La suma, diferencia y producto de dos números enteros resulta siempre enteros. Es lo que suele llamarse a veces “Conjunto cerrado” de números enteros, refiriéndose a las operaciones de adición, sustracción y multiplicación.
Pero referido a la operación de división, este conjunto deja de ser cerrado: hablando en general, el cociente de la división de un entero por otro puede no ser entero. Al expresar “número” vamos a entender siempre, si no se dice lo contrario, que es entero.
En la lectura “La Herencia” el número de camellos ¿se podía dividir exactamente entre 2?

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De Interés