CTA-TRANSMITIDO HOY LUNES 8 DE JUNIO DEL 2020-CIENCIA Y TECNOLOGÍA-DÉCIMA SEMANA
TíTULO : ¿Qué es lo que hace posible la vida en la Tierra?
Llegó la hora para 1ro de #secundaria #aprendoencasa
#Tvperu #radionacional #primerodesecundaria #minedu #hoy
#ministerio #Perú #educación
APRENDO EN CASA POR TV PERÚ Y RADIO NACIONAL
Explicar el mundo físico basándose en conocimientos sobre los seres vivos, materia y energía, biodiversidad, Tierra y universo.
Identifiar algunas condiciones físicas que permiten sostener la vida en la Tierra, así como los efectos
de la ingravidez en el cuerpo humano. Igualmente, los estudiantes conocerán
algunos aspectos del planeta Marte que dificultan la vida en él, tales como la
fuerza de gravedad, la presión atmosférica y la temperatura promedio. Ello les
permitirá reconocer las semejanzas y diferencias que existen entre la Tierra y
Marte para posibilitar la continuidad de la vida. Asimismo, comprenderán que
la alteración en estos aspectos genera diversas consecuencias en el cuerpo
humano.
Explica los efectos que ocasiona en el cuerpo humano la exposición a la
ingravidez. Para ello, elabora un texto explicativo incorporando aspectos
relacionados con la pérdida de masa muscular, la descalcificación de los huesos
y otros que haya encontrado producto de su indagación.
Nuestros cuerpos carnosos evolucionaron para funcionar bajo la atracción de la gravedad. Si retiras esa atracción, el funcionamiento mecánico de las funciones fisiológicas no avanza al mismo ritmo constante. El viaje espacial es duro hasta para los cuerpos de los humanos más sanos, provocando que los fluidos floten en sentido contrario o que el ADN se exprese de forma diferente.
Ahora, un estudio de cosmonautas activos recientemente se suma a la preocupación por un órgano fundamental: el cerebro. Los resultados sugieren que las deformaciones del tejido cerebral provocadas por las condiciones de ingravidez pueden persistir aún después de que los viajeros espaciales lleven siete meses en la Tierra.
“Tan pronto como uno llega a condiciones de ingravidez, los fluidos comienzan a cambiar en el cuerpo desde la parte inferior del cuerpo a la parte superior”, dijo el Dr. John Charles, gerente asociado del Programa de Investigación Humana para ciencia internacional. “Los órganos de equilibrio y el oído interno inmediatamente sienten que no hay gravedad que tira hacia abajo”.
Esto provoca conocido entre los astronautas como el Síndrome de Piernas de Aves, debido a que el movimiento del fluido lleva a tener caras hinchadas y piernas delgadas. También los hace menos sedientos, embota el sentido del gusto y causa una sensación de “nariz tapada” similar a las que causan las alergias. El mareo por el movimiento espacial también afecta a alrededor del 79% de los astronautas que experimentan la microgravedad en las primeras 24 a 48 horas, cuasando pérdida de apetito, mareos y vómitos.
Sin embargo, a pesar de que nuestros cuerpos no fueron hechos para vivir en el espacio, el Programa de Investigación Humana está siempre investigando maneras para que nosotros podamos prosperar en la última frontera. Las contramedidas actuales utilizadas en la EEI, los resultados de los estudios en curso y las propuestas recientemente financiadas con el objetivo de resolver las cuestiones relacionadas con la salud humana ayudarán a los astronautas a medida que empujan los límites del espacio en la década de 2020 y la década de 2030.

“La madre naturaleza siempre te dice la respuesta correcta, simplemente hay que hacer la pregunta correcta”, dijo Charles. “Nuestros cuerpos humanos son capaces de un viaje a Marte y de regreso”.
La investigación, publicada esta semana en el New England Journal of Medicine, documenta los efectos del viaje espacial en cosmonautas que han pasado unos 189 días en la Estación Espacial Internacional. El equipo, dirigido por científicos de la Universidad de Amberes, sacó imágenes de los cerebros de 10 cosmonautas varones mediante resonancias magnéticas antes y después de cada misión. Repitieron los escáneres siete meses después en siete de estos aventureros espaciales.
Como han demostrado estudios anteriores, el vuelo espacial parecía aumentar el líquido cefalorraquídeo, un líquido transparente que actúa como colchón del cerebro durante el movimiento o los golpes y contribuye a mantener una presión adecuada.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De Interés